Close

Blog de Itziar Urquiola

Conceptos alrededor de la propiedad intelectual e industrial

Concepto y regulación de la propiedad intelectual

Los derechos de propiedad intelectual se regulan en España por el Real Decreto Legislativo 1/1996 por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual.

La propiedad intelectual es el conjunto de derechos que corresponden a los autores y a otros titulares (artistas, productores, organismos de radiodifusión) respecto de las obras y prestaciones fruto de su creación.

La propiedad intelectual protege los derechos de autor.

Concepto y regulación de la propiedad industrial

La propiedad industrial, por su parte, comprende un conjunto de derechos y facultades que recaen sobre bienes inmateriales, como son las creaciones (invenciones y signos distintivos) con aplicación directa en la industria y el mercado.

Los derechos de propiedad industrial se recogen en España en diversas leyes. Las más importantes son las siguientes:

  • Ley 17/2001, de 7 de Diciembre de Marcas.
  • Ley 11/1986, de 20 de Marzo, de Patentes de Invención y Modelos de Utilidad.
  • Ley 20/2003, de 7 de Julio, de protección jurídica del diseño industrial.
  • Ley 11/1988, de 3 de marzo, de protección jurídica de la topografía de los productos semiconductores.

La propiedad industrial en España protege las siguientes modalidades:

  • Signos Distintivos: Son las marcas y los nombres comerciales.
  • Modalidades inventivas: Son las patentes, modelos de utilidad y diseños industriales.
  • Variedades vegetales.
  • Semiconductores.
  • Secretos industriales y comerciales.

En la legislación española el derecho de propiedad industrial se adquiere mediante el registro en la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM). Este registro tiene carácter constitutivo.

El derecho de propiedad industrial otorga a su titular (persona física o jurídica) la facultad exclusiva o derecho a impedir a terceros la fabricación, ofrecimiento, utilización en el mercado o importación o exportación de productos que incorporen o reproduzcan la modalidad inventiva o signo distintivo protegido (normalmente una marca).

Marca: registro y características

El registro de una marca se otorga por un periodo de diez años desde la fecha de presentación de la solicitud y podrá renovarse por periodos sucesivos de diez años.

No obstante, el titular de un derecho de propiedad industrial está obligado a su uso de forma directa por el titular o indirecta a través de su representante. Si durante un plazo de 5 años no se usa una marca, su titular incurre en causa de caducidad.

La propiedad industrial (derecho inmaterial) y también su solicitud pueden transmitirse por cualquier medio admitido en derecho (licencia de uso, cesión, garantía.) Pero el medio más común es la licencia de uso, ya que permite ceder el uso de todo o parte del derecho sobre el signo distintivo o modalidad inventiva y para todo o parte del territorio en el que se encuentra registrada.

Dentro de las modalidades de derechos de propiedad industrial la más importante por su utilización en el mercado es la Marca (signo distintivo).

La marca se rige por dos principios:

  1. Principio de territorialidad: la marca surte efectos en el ámbito territorial donde se solicitó su registro.
  2. Principio de especialidad: protege aquellos productos y/o servicios para los cuales la marca ha sido registrada.

Las marcas se clasifican por clases, en virtud del Arreglo de Niza relativo a la clasificación internacional de productos y servicios para el registro de marcas, incluyendo cada clase una serie de productos y servicios.

De acuerdo con dicha nomenclatura, los signos distintivos pueden ser:

  • De productos: de la clase 1 a la 34.
  • De servicios: de la clase 35 a las 45.

Por cada clase se paga una tasa. Si se solicitan varias las clases sucesivas tienen un menor importe.

El principio de especialidad se quiebra con las marcas notorias (generalmente conocidas por el sector al que se destinan los productos y servicios) y renombradas (conocidas por el público en general).

La marca es un bien inmaterial que puede ser objeto de transmisión por cualquier medio admitido en derecho.

Registro de marcas

Registrar una marca confiere a su titular el monopolio de uso de la marca e impide su utilización por terceros no autorizados de marcas idénticas o aquellas que se prestan a confusión en el mercado. Asimismo, otorga el derecho a oponerse al registro y/o uso de signos idénticos o parecidos para productos o servicios idénticos o similares que puedan provocar confusión en el mercado. También se puede reclamar ante los Tribunales indemnizaciones por vulneraciones de los derechos adquiridos por la maca y solicitar ante los mismos la nulidad de otras marcas registradas posteriores que puedan crear confusión con la marca registrada.

Características y tipos de marcas

  • Denominativas (combinaciones de palabras).
  • Gráficas (imágenes, figuras, símbolos y dibujos.
  • Mixtas (combinaciones de gráficas y denominativas).
  • Tridimensionales (envoltorios, envases…).
  • Sonidos (composiciones musicales representables por pentagramas).

Según la especialidad de la marca pueden ser marcas de producto o marcas de servicio.

Por la forma de su titularidad pueden ser marcas individuales, colectivas o de garantía.

Ámbito territorial de las marcas

  • Nacional
  • Internacional
  • Comunitaria
  • Global
  • Local

Sin embargo, las modalidades más utilizadas en la práctica del mercado son las marcas nacionales y las marcas comunitarias.

Procedimiento de solicitud y registro de marcas

  • Presentación de solicitud
  • Examen de admisibilidad y forma
  • Remisión de la solicitud a la Oficina Española de Patentes y Marcas.
  • Examen de licitud por parte de la OEPM
  • Publicación de la solicitud y comunicación a terceros (en el Boletín Oficial de la Propiedad Industrial)
  • Oposiciones y observaciones de terceros (dos meses)
  • Examen de fondo y posible suspensión del procedimiento.
  • Resolución de la solicitud.

Marca comunitaria

Permite al titular aplicar su derecho sobre la marca en todos los países de la Unión Europea de forma indivisible mediante una solicitud, tramitación y mantenimiento únicos, ante la Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI) con sede en Alicante. Su coste es más elevado que una marca nacional, pero la tramitación es más simple. No obstante, su regulación jurídica no coincide siempre con la marca nacional.

Marca internacional

Es la modalidad de registro mediante la que se pueden proteger las marcas en varios países (actualmente 80) a través de una única solicitud en una sola oficina y en un idioma.

El sistema de Madrid para el registro internacional de marcas, administrado por la Oficina Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), con sede en Ginebra, Suiza se rige por el Arreglo de Madrid relativo al Registro Internacional de Marcas de 1891 y el Protocolo concerniente al Arreglo de Madrid relativo al Registro Internacional de Marcas, que entró en vigor el 1 de Abril de 1996.  Solamente se pueden solicitar países si aquellos han firmado el Arreglo de Madrid y su Protocolo (80). La primera solicitud se realiza ante la Oficina Española de Patentes y Marcas.

Derechos de la Propiedad Intelectual

Los derechos de propiedad intelectual nacen y se adquieren por el autor en el momento de la creación de la obra, siendo fruto de la actividad intelectual del ser humano.

Los derechos de propiedad intelectual recaen sobre las creaciones originales literarias, artísticas o científicas expresadas por cualquier medio o soporte.

Se distinguen libros, folletos, composiciones musicales, obras cinematográficas, audiovisuales, planos,  maquetas, fotografías y programas de ordenador.

La propiedad intelectual protege:

  • Derechos de carácter personal (derechos morales). Sin inherentes a la persona, de carácter irrenunciables, imprescriptible e inalienable.
  • Derechos de carácter patrimonial (derechos de explotación).Comprende la reproducción, distribución, comunicación pública y transformación.

A diferencia de los derechos de propiedad industrial que se adquieren por su válido registro, el derecho de autor (propiedad intelectual) nace desde el momento de la concepción de la obra. En esencia, es un derecho integrado por facultades de carácter personal y patrimonial que atribuyen al autor la plena disposición y explotación de la obra. Es decir, se otorga al autor por la nueva creación la protección de los intereses morales y económicos que la obra representa para él.

El derecho de autor no protege las ideas sino la plasmación de las mismas, siempre que sean una creación original de carácter científico, literario o artístico. En España propiedad intelectual o derecho de autor significan lo mismo.

En el ámbito anglosajón se emplea la palabra “copyright”, pero no comprende los mismos derechos y obligaciones que en España.

En España la propiedad industrial y la propiedad intelectual son derechos diferentes. En el ámbito internacional la propiedad intelectual comprende ambos tipos de derechos.

Protección de la obra frente a terceros

  • Inscripción de la misma en el Registro de la Propiedad Intelectual o bien depósito notarial de la misma.
  • Depósito legal cuando proceda.
  • Indicación del símbolo de reserva de derecho.

Vigencia de los derechos de autor

Duran toda la vida del autor más 70 años después de su fallecimiento. Si se trata de una persona jurídica el plazo es de 70 años desde la fecha de la divulgación de la obra.

Inscripción en el registro de la Propiedad Intelectual

La ley reconoce que los derechos de autor se adquieren desde el momento de su creación de la obra. Por tanto, la inscripción en el Registro de la Propiedad Intelectual es voluntaria.

Sin embargo, la eficacia de la inscripción es muy alta, ya que constituye la mejor prueba en caso de conflicto. Acredita y legitima al titular frente a terceros, actuando como una preconstitución de prueba de la autoría de la obra inscrita. No hay que pagar tasas de mantenimiento para hacer valer y mantener en vigor el derecho inscrito del titular. Tampoco hay que renovarla.

Protección internacional

Habida cuenta de la suscripción por parte de España de Tratados Internacionales en esta materia, la simple inscripción en España acredita su validez a escala casi mundial.

Software

La propiedad intelectual protege los programas de ordenador, las bases de datos y las páginas web.

Respecto a los programas de ordenador se protege el programa en sí (sólo si es original), la documentación preparatoria, la documentación técnica y los manuales de uso.

En las bases de datos se protege por el derecho de autor o por el derecho “sui géneris” (bases de datos sin contenido original, listados telefónicos, jurisprudencia..)

Protección de páginas web

Existen dos opciones:

  • Inscripción el Registro de la Propiedad Intelectual para proteger el diseño de la página, la programación del sitio web (el código fuente puede considerarse un programa de ordenador) y el contenido (si tiene creaciones originales, textuales, sonoras..).
  • No inscripción en el Registro de la Propiedad:
    • Se puede hacer un depósito o acta notarial
    • Recomendable incluir un texto que contenga el aviso legal mediante un link o una sección “aviso legal” en la página web.
    • Recomendable incluir información sobre titularidades, licencias, reservas de derechos,etc..

Deja un comentario

    Tu nombre
    Tu correo electrónico
    URL del sitio web
    Comentario