Close

Blog de Itziar Urquiola

Las características principales del acuerdo de confidencialidad

Un Acuerdo de Confidencialidad o “NDA” (en inglés “non disclosure agreement”) es un contrato entre al menos dos entidades para compartir material confidencial para ciertos fines o propósitos, pero restringiendo su uso público.

El “NDA” es aquél contrato indicado para las empresas o usuarios que necesiten proteger de forma garantizada la información confidencial de su empresa o ciertos aspectos específicos de algún producto o servicio a la hora de hacer un intercambio de información con otra empresa o usuario, que vaya a trabajar dicha información. Todo ello con una finalidad que interese a ambas partes.

Mediante este tipo de acuerdo se protege y se intenta garantizar que la información será usada para los fines pactados y solamente para dichos objetivos, excluyendo cualquier otro.

El ámbito del objeto de los acuerdos de confidencialidad es prácticamente ilimitado. Aunque normalmente son productos y procesos de software, bases de datos, conocimientos de know-how, productos y servicios comerciales propios de una empresa, etc…

Las características más comunes del Acuerdo de Confidencialidad

Las características más comunes de un Acuerdo de Confidencialidad (NDA) son:

  • Definición de las partes afectadas.
  • Ámbito u objeto del Acuerdo de Confidencialidad, con una definición somera del tipo de información que se quiere proteger.
  • Descripción de información confidencial, qué supuestos están protegidas y cuales no lo están.
  • Excepciones a la información confidencial. Generalmente no afecta a los datos previos ya conocidos por ambas partes (venga de otra fuente o de un tercero), a la información que tenga carácter público y la previamente acordada como no confidencial.
  • Tiempo de duración del Acuerdo de Confidencialidad.
  • Cláusula Penal y sanciones. Es conveniente fijar una sanción pecuniaria para cubrir el supuesto de que una de las partes incumpla el “NDA”. El problema que tienen este tipo de acuerdos es probar su incumplimiento ante los Tribunales judiciales y arbitrales. Por dicho motivo, si de forma previa se estima la sanción en caso de incumplimiento, es una buena base de partida para que la parte perjudicada pueda resarcirse ante un incumplimiento  de la otra parte, si existe una dificultad probatoria del mismo.

Hay que tener en cuenta que un Acuerdo de Confidencialidad (NDA) trata de proteger, aunque no siempre lo consiga, una información que se considera relevante por su valor comercial, tecnológico u operacional, pero no está diseñado para proteger derechos de propiedad intelectual o industrial, que tienen su propio cauce jurídico.

Deja un comentario

  • Javier Saguar
    10 septiembre, 2018

    Breve, conciso y bueno. Gracias Itziar

  • Javier Saguar
    10 septiembre, 2018

    Gracias Itziar. Conciso, claro y bueno.

Tu nombre
Tu correo electrónico
URL del sitio web
Comentario